“Yo es que no sé estar quieta. A mi eso de sentarme en un cojín a meditar no me va”. Si has pensado esto alguna vez, tengo buenas noticias para ti, ¡puedes meditar en movimiento!

Hoy quiero acompañarte a que medites mientras caminas, sólo tienes que buscar 10 minutos, un sitio no demasiado ajetreado y darle al play ¡disfruta!