Tener las cosas bajo control.

Que todo salga perfecto.

Tener plan B, C y hasta Z, por si acaso.

Pensar siempre lo peor para estar preparado.

Llámalo perfeccionismo.

Llámalo ser precavido.

Llámalo seguridad.

Si, llámalo seguridad.

Eso es lo que busca tu mente.

Quiere que sobrevivas.

Que lo tengas todo planeado.

Por si acaso.

¿Por si acaso viene un tigre con dientes de sable y te ataca?

¡Ah no! Eso era en la prehistoria.

Entonces ¿por si acaso qué?

¡Ah sí! Por si acaso dejas al descubierto tu vulnerabilidad.

Por si acaso alguien se da cuenta de que no eres perfecto.

De que has escrito ese e-mail mal.

De que todo el mundo va a criticar lo que llevas puesto.

De que se te ha olvidado contestar al jefe.

De que no hablas un inglés perfecto.

Toda esta carga de aparentar tenerlo todo controlado.

Todo el peso de tener que ser perfecto.

Impide confiar.

Impide respirar.

Impide vivir a cada momento.

Creo que es importante que si eres líder de equipo, dejes de aparentar ser perfecto.

Y si no lo eres, déjame que te cuente un secreto:

Los líderes también son vulnerables.

No tienen que tener todas las respuestas.

No saben que hacer a cada momento. (Pincha para compartir la frase en Twitter)

En realidad, tanto si eres líder como si no, jugando a la perfección,lo único que consigues es quitar la libertad que da el error.

Ya que cuando todo tiene que ser perfecto, hay miedo, hay tensión. 

Con tensión y miedo no se aprende, no hay evolución.

Te cuento todo esto, porque la preocupación por alcanzar la perfección la veo a diario.

La veo en los equipos, en los líderes, en mi misma.

Nos da miedo mostrar nuestra vulnerabilidad, nos da miedo no encajar, lo que los demás puedan pensar.

Para ser líder es fundamental que aceptes que no eres perfecto ni lo vas a ser jamás.

Vas a cometer errores, vas a decepcionar.

Al igual que pasará con el equipo, cuando delegues también fallarán.

Eso no debería ser lo importante. 

Lo que debería preocuparte es el aprendizaje que hay detrás.

Sin embargo, sé que nada de esto es fácil de poner en práctica.

A mí misma a veces se me olvida y me lo tengo que volver a recordar.

Cuando llevas equipo y comienzas a delegar, es difícil no volverte controlator.

Es por eso, que hoy quiero regalarte, mi webinar sobre delegar: Hola delegar, adiós dirigir. 

En tan solo 35 minutos podrás aprender:

  • Qué es exactamente delegar.

  • Obstáculos que te puedes encontrar para hacerlo y la mentalidad necesaria para sortearlos.

  • Herramienta para delegar.

Además, para que no te vuelvas loco escribiendo apuntes o por si te van más los podcast, puedes descargarte ambas cosas en la misma página:

Un abrazo

👊Lidérate para liderar👊

P.D. Ya sabes que no quiero que te piñes mientras lees mis post así que, pincha aquí para escucharlo en Ivoox.

P.D. 2. . Compartir es vivir. Pásale este post a quién creas que le puede ir bien.

 

Comment