Mientras removía el café, me explicaba como las personas del equipo acuden a él a contarle sus historias. Con voz resignada me dijo: “me paso el día haciendo de psicólogo”.

Era como si eso no estuviera escrito en la descripción de sus funciones y le hubiera tocado cuando nada tenía que ver con su papel de líder de equipo.

Estaba cansado de tener lidiar con las “paranoias de la gente”, ya tenía suficiente curro como para que le pusieran la cabeza como un bombo.

Nadie le había contado que eso era buena parte de su trabajo, que si llevas equipo, llevas personas y que las personas tenemos dificultades y limitaciones porque no somos robots.

De la manera más amorosa posible le dije – “no es que tengas que hacer de psicólogo es que trabajas con seres humanos y no con máquinas. Cuando alguien tiene dificultades, esas dificultades van con él las horas que esté en el trabajo. Al igual que te pasa a ti. No se quedan en la puerta al entrar en la oficina. A todos nos encantaría ser capaces de separar tanto, pero la realidad es que todo influye e impacta en nuestra vida. Lo personal influye en lo profesional y viceversa. (Comparte vía Twitter)

Dime si conoces a alguien que sea capaz de rendir exactamente igual en el trabajo cuando está pasando por una ruptura o si conoces a alguien capaz de no llevarse el estrés a casa cuando tiene mucha presión en el trabajo”.

“La verdad es que no” – me dijo.

“Es que es difícil, muy difícil – continué- Por eso, es importante conocer como están las personas de tu equipo para ajustar el trabajo a cada momento. No me refiero a que te cuenten su vida en verso ni a que tu te entrometas en sus cosas, me refiero a que es bueno hacer un chequeo de vez en cuando para saber como están.

Si alguien está pasando por un mal momento, no tiene sentido que le des un megaproyecto del copón porque no va a ir fino.

Si consideras eso como hacer de psicólogo, pues si, parte de tu labor ahora es hacer de psicólogo con el equipo, aunque a mí no me gusta llamarlo así”.

Terminamos el café y volvimos al trabajo otra vez, aunque de forma diferente. Podía verle claramente como se iba asintiendo de camino a su sitio en plan… “Tiene sentido”.

Es importante que tengas todo esto en cuenta cuando trabajas en equipo. Si además eres líder, el factor humano es la parte más importante de tu trabajo porque como me dijo mi directora en su día: “cuando la cosa está bien, todo va rodado, pero cuando hay dificultades, la parte humana ocupa la mayor parte de tu día”.

A la hora de delegar esto es muy importante porque aunque cada uno tenga sus tareas, necesitas flexibilidad para adaptarte al momento que toca según están los miembros del equipo.

No es fácil y te sentirás desbordado en muchos momentos, por eso quiero acompañarte y la mejor forma que se me ocurre es a través de las sesiones de coaching individual que hago con los líderes de equipo.

Si crees que te vendría bien una ayuda extra para asumir tus nuevas responsabilidades sin morir en el intento, consulta aquí las opciones que tengo para que trabajemos juntos y nos pongamos manos a la obra. 

Deja de ir como pollo sin cabeza, disfruta tu liderazgo.

Un abrazote.

Melisa Terriza

👊Lidérate para liderar👊

P.D. ¡Que no se te olvide que estoy en formato podcast! Leéme sin manos suscribiéndote a mi canal de Ivoox . No te piñes, usa podcast.

 

Comment