›En el post anterior te hablé de los 5 hábitos para equipos saludables y el hábito TOP era el del agradecimiento. Hoy te lo quiero contar más en detalle.

¿Cuántas veces le decimos al equipo que algo está mal hecho o que la próxima vez tenemos que hacer las cosas de esta otra manera? Unas cuantas. Sin embargo, ¿cuántas veces le decimos cosas cómo?:

  •    Gracias por tener siempre una sonrisa en la boca. Da gusto que te reciban así de buena mañana.
  •    Gracias por echarme una mano cuando me ves agobiada.
  •    Gracias por quitarle hierro a las cosas.

¿Cuántas veces le agradeces algo a tu jefe? No me mires con esa cara, hará mil cosas mal como todos, pero... ¿de verdad no hay nada por lo que darle las gracias?

Que te reconozcan cosas bonitas y abrir así nuestro corazón da vergüencita, I know, pero no sabes el subidón que da hacerlo, la unión tan chula que se crea y lo que empodera al otro.

Crea conexión, crea sentimiento de pertenencia, crea amorcito del bueno entre las personas del equipo ¿quién no quiere formar parte de un equipo en el que se siente querido y valorado?

De hecho, Page Group ha realizado un estudio para conocer los factores más y menos importantes en la vida cotidiana de los trabajadores y ¡oh sorpresa! lo más importante, con un 98.2%, es la relación con sus superiores y compañeros.

Hay muchas formas de agradecer. En el post sobre cenas de navidad, te recomendé la opción de los pececitos. Puedes ver en qué consiste, pinchando en la palabra blog.

Sin embargo no hace falta ninguna herramienta en sí, podéis hacerlo al empezar una reunión o simplemente, cuando a cada uno le salga. Comienza haciéndolo tú de forma genuina y auténtica y verás como los demás te siguen.

Gracias por leerme y abrir tu mente a hacer las cosas de otra forma.  

Melisa Terriza

Comment