Ya eres mánager, congrats!  👏👏👏 Ahora vamos a por el siguiente nivel.

Se titula delegar para empoderar y no morir en el intento, que así, siendo muy práctica lo que significa de primeras es: tienes nuevas funciones así que tienes que soltar otras porque todo no cabe.

Pero es que, si no lo hago yo, no se hace como yo quiero y esto hay que hacerlo así.

Si tienes este pensamiento, Houston, ¡tenemos un problema! Te entiendo, de verdad de la buena, tú ya sabes cómo se hacen las cosas. Has tratado con los proveedores, tienes más experiencia, lo haces más rápido y mil razones más pero, si no dejas de abarcarlo todo vas a tener un problema, bueno, en realidad dos: 

   â‡Uno, vas a morir en el intento. Ya te puedes ir haciendo amigo del exceso de estrés, de las calenturas en la boca, del dolor de cabeza, de cervicales y de tirarte todos los días hasta las mil en la ofi y enganchado al e-mail fuera de horas.

   â‡Segundo problema y aún más importante porque impacta en más personas: la motivación, la confianza y la implicación de tu equipo, va a caer en picado. Y eso es malo para ellos, para ti y para la empresa.

¿De verdad merece la pena seguir haciendo ese Excel porque te gusta tenerlo tal cual lo dejas tú? Â¿No puede mandar otro ese email? ¿Mover esa coma del texto es tan importante?

Da miedo soltar cosas 😬 y que ahora otro haga lo que tu hacías porque quizá te viene el pensamiento de ¿y si la cagan? Déjame que te repita mi mantra que una vez leí en un libro y que no suelto desde ese momento:

Lo importante no es que no la cagues, lo importante es que sepas arreglar la cagada. (comparte por Twitter)

Porque quien no se haya equivocado nunca ¡que tire la primera piedra! TODOS LA CAGAMOS EN ALGÚN MOMENTO (perdón por las mayúsculas pero es que de verdad que creo que esto se nos olvida muy a menudo) pero terminamos apañándolo. Si tú solucionas el marrón, Â¿por qué las personas de tu equipo no van a poder? Dales confianza, herramientas y soporte cuando lo necesiten pero déjales que se empantanen y salgan cubiertos de barro. Encontrarán la manera de limpiarlo y aprenderán como no volver a meterse en ese charco otra vez.

Si acaparas tu todo, tendrás un montón de robots 🤖en el equipo que no se cuestionan las cosas, yendo por inercia sin saber muy bien para qué sirve lo que están haciendo ni si su papel en ello es muy importante. Un equipo paradisíaco vaya.

Ya ya, sé que da miedo soltar pero si nunca lo haces, nunca vas a ser el mánager que querías. ¿Te acuerdas que querías hacer las cosas de otra forma? Pues ahora es el momento de demostrarlo 🙆, puedes empezar poco a poco. Prueba un par de semanas y delega cosas a ver cómo funciona. Ya verás como la empresa no se va a pique por ello, believe me.

Tampoco te vayas al otro extremo, no le des a los demás tooodas tus tareas y tú te quedes a verlas venir, eso tampoco mola. Se trata de encontrar un equilibrio.

Si no sabes como hacerlo, es normal porque nadie te ha enseñado. Pero si quieres aprender, estaré encantada de acompañarte por el camino a través de mi programa para mánagers.

Ánimo, el camino es más difícil de lo que quizá pensaste al principio, pero es un camino maravilloso y súper satisfactorio. No hay nada que llene más que ver como el equipo y tú crecéis juntos.

P.D. ¿No sabes como encarar los lunes? Mi newsletter te irá estupenda para empezar más inspirado y recordándote para qué querías ser mánager. Suscríbete aquí abajo y serás de los primeros en recibirla.

Si tienes algún compañero que lleva el perfeccionismo al extremo y es incapaz de salir nunca a su hora, creo que esto le puede interesar. Reenviaselo, ¡compartir es vivir! 

 

Comment