›Al final termino haciéndolo todo yo.

›Siempre se está quejando.

›No valoran todo lo que hago por ellos.

›Cuando ve algún marrón, mira hacia otro lado.

Alguna de estas frases se me pasaba por la cabeza cuando era mánager.

¿Quién no quiere que todo el mundo actúe cómo tú quieres? Lo que pasa es que esperar es esto, es muy frustraste y puede llevar a darte contra el mismo muro mil veces. Es imposible que todo el mundo actúe como a ti te gustaría o como tú harías porque remitiendo a una frase muy tonta y muy manida aunque muy cierta: cada uno es cada uno. Cada uno tiene su propia realidad y sorry pero buena parte de tu labor como mánager es poner todas vuestras realidades en común para que el equipo funcione como si fuera uno solo.

Así que te pongo la pelota ahora en tu tejado,

⇝ ¿Te has sentado en algún momento para hablar con el equipo del tema?

⇝Y si se lo has hecho, ¿cómo lo has comunicado?

No valen indirectas. No vale hacer de salvador/a del planeta y cargarse con todo a la espalda porque el otro no hace su curro. No vale  un "pfff, es que es lo que hay".

Cuando haya algo que no está funcionando, es necesario que se lo comuniques al equipo. Si no te lo dijeron sorry pero de eso va buena parte del rollo de ser mánager., de tener conversaciones inspiradoramente incómodas.

›Si, dan palo y no apetecen porque son incómodas. 

›Pero déjame que te puntualice también el "inspiradoramente".

Son inspiradoras porque son conversaciones que te retan, te hacen crecer como profesional y como persona. 

Son conversaciones en las que le das a la otra persona la oportunidad de corregir y de hacer equipo. Porque a veces, tenemos tan interiorizado un comportamiento, que no nos damos cuenta que está afectando a los demás.

Quizá tienes a alguien en el equipo que se ha instalado en la queja constante y no es consciente del mal rollo que crea. De lo que además no creo que sea consciente es de lo mal que le sienta a sí mism@. Cuando nos ponemos en el papel de víctima, te sientes muy impotente porque le das al otro toda la culpa y potestad de lo que te pasa sin tu poder hacer nada. Es atarte las manos a la espalda.

Si es un comportamiento constante que está afectando al funcionamiento del equipo, toca conversación inspiradoramente incómoda sobre el tema.

Después quizá la persona lo cambie o no, pero eso ya es decisión del otro. No podemos cambiar a los demás, pero si podemos intentar darles luz. Que luego ellos la mantengan encendida o la vuelvan a apagar, eso es cosa suya.

Y ¿cómo se lo digo? No quiero ser un/a borde.

Hay muchas herramientas para dar feedback, todas y cada una de ellas tienen una premisa fundamental: necesitan hechos. Para que un feedback funcione, debe basarse en hechos libres de juicio porque así todos sabréis a lo que os estáis refiriendo, porque así no se interpretará como algo subjetivo. 

⇝Evita empezar frases con "tengo la sensación de que", "noto que", "me parece que..."

⇝Empieza con un: la semana pasada te pedí que me ayudaras con este archivo y aunque me dijiste que sí al final no me ayudaste y lo hice yo entero.

Ahora que llega la época de las reuniones de fin de año para revisar objetivos, el feedback es vital para que este tipo de conversaciones aporten y os inspiren a ti y al equipo...

Para ello te doy con este tip que es que te vayas a los hechos y a ejemplos del día a día lo máximo que puedas. 

Yo también pasé por aquí y sé que con este tip no es suficiente. Don't worry be wappy! (como dice la fantástica Txell Costa) estate muy atent@ porque en un par de semanas, tendré la web remodelada de arriba a abajo. En ella podrás acceder a un montón de herramientas que te ayudarán a hacer este tipo de conversaciones y que sean el tipo de mánager que siempre quisiste ser.

P.D. ¿Te cuestan los lunes? Mi newsletter te irá fantabulosa para empezar con más energía y más inspirad@. Suscríbete aquí abajo y serás de l@s primer@s en recibirla.

Y ya sabes, si tienes alguno/a amig@ al que le has oído las frases del principio mil veces, ¡comparte!¡Compartir es vivir!

 

Comment