¿Sabes cuánto tiempo pasa desde que nos mandan un email hasta que lo abrimos?

Tic, tac, tic, tac.... Menos, menos.

¡6 segundos!                                                 

Que, ¿¿¿qué??? 😱😱😱

Lo que lees amigicx.

Pasa menos tiempo de lo que has tardado en leer estas cuatro líneas.

Seguro que esto a ti no te pasa, porque le pasa a una pequeña minoría (guiño, guiño) pero por si acaso, sigue leyendo.

Lo reconozco.

Yo misma sufrí este síndrome. El síndrome de la bandeja de entrada vacía. 😬

Llevaba proyectos con distintos países y con muchas personas que no trabajaban a mi lado. Lo cual significaba que recibía una media de 200 emails al día.

El email se convirtió en LA tarea.

Si a primera hora abría el email y no planificaba nada, me podía tirar todo el día de arriba para abajo haciendo cosas sí, pero con una dispersión brutal.

Terminaba el día con un agotamiento mental increíble y una falsa felicidad por haber dejado la bandeja limpica.

Falsa porque al volver al día siguiente, zas! un montón de emails de nuevo y todo vuelta a empezar.

Por eso te digo que los zombis existen. Son los emails de tu bandeja de entrada.

Por mucho que los mates, vuelven a perseguirte*. (Comparte vía Twitter)

Da igual cuanto rato te pases limpiando la bandeja de entrada, se volverá poner hecha unos zorros en cuanto te descuides 🙃

¿Y sabes qué?

Que no pasa NADA. En serio.

Puede ser que pienses un "ah no, si yo no los leo. Cuando me sale el aviso de que me ha entrado uno nuevo, lo miro por encima y ya está"

También puede ser que pienses algo como "solo miro a ver lo que me ha llegado y listo, pero no los abro".

Ya has caído en sus redes. No los lees a conciencia pero consiguen dos cosas igualmente:

  1. Que interrumpas la tarea que estabas haciendo.

  2. Que ocupes "espacio mental" pensando lo que harás en el futuro con ese email.

Aquí es donde está el quid de la cuestión.

Tardas una media de 25 minutos en concentrarte en una tarea y cuando la interrumpes, el proceso empieza de nuevo.

Conclusión: Si abres 25 emails al día y estos están distribuidos de forma uniforme durante todo el día, no habrá ni un solo momento del día en el que alcances tu grado máximo de productividad.

💔 Descorazonador ¿no?

Para que no te pase como me pasaba a mí, te quiero compartir dos consejos para gestionar el email, basados en mis propios hechos reales y que me funcionaron la mar de bien.

  1. No abrirlo a primera hora por normal general.

  2. Educar a los demás a que no tengo que contestar al minuto de que me manden un email. Te lo explico con un ejemplo.

Me suena el teléfono y es Paula, de prensa.

“Te he mandado un email hace 10 minutos para lo de la entrevista  ¿lo has visto?”.

La verdad es que no, leo el email 3 veces al día porque si no me vuelvo loca. ¿Es urgente?” – le digo.

No, no te preocupes, lo vemos cuando puedas” – me contesta.

Ok, pues luego le echo un vistazo y te digo algo”- le digo.

Vale, pues luego me cuentas guapa!”😊

Real como la vida misma.

No pasa nada por hacer esto, te lo prometo, es más lo que tú piensas del qué dirán que lo que pasa realmente.

Estas dos cosas te ayudarán a algo muuuuy importante.

A que por fin puedas ir a esa clase del gym a la que nunca llegas a tiempo porque te quedas echando horas.

Gestionar mejor tu email, te hará gestionar mejor tu tiempo.

¿Te dan los siete males solo de pensar que pasarán cosas en tu email y tu no te enterarás al momento?

Es normal, no te pasa a ti solx y tiene una explicación.

Si quieres saberla y sobre todo, quieres ser todo lo eficiente que puedas en el curro para después disfrutar de tu vida fuera de el, apúntate a la webinar de este mes:

Hola vida. Adiós estrés.

Será el 18 de diciembre a las 19h  y solo necesitas ganas locas de recuperar tu VIDA, Wi-Fi y apuntarte aquí.

Melisa Terriza

👊Lidérate para liderar👊

*La metáfora de los zombies, es de Chuck Klosterman y la leí en el súper interesante libro “Irresistible”. Si quieres saber porqué cuando te quieres dar cuenta llevas más de media hora metidx en Instagram, te lo recomiendo.